La volatilidad del conocimiento empresarial

Cerilla de agua

Volatilidad del conocimiento

¿Dónde reside el conocimiento que permite que una empresa crezca, innove o aporte soluciones? En un alto porcentaje, reside en la mente de sus empleados.

Cuando una empresa carece de un sistema que gestione dicho conocimiento, la salida de dicho empleado del entorno laboral, ya sea por finalizar su jornada o su contrato, hace que este conocimiento salga junto a él.

Ayer estuvimos colgando unos cuadros en la empresa. Esto de por sí no tiene muchas repercusiones siempre y cuando no perfores una tubería de agua de PVC. Este hecho produjo una rápida sucesión de acciones: cerrar llaves, mover cubos, comentar obviedades,… pero la que más me sorprendió fue la de necesitar llamar por teléfono a personas que ya se habían ido porque nos faltaba información de donde estaban cosas o de quién se encargaba de otras.

Afortunadamente todo se resolvió sin demasiados problemas, pero dejó claro algo: no tenemos gestionada de ninguna manera esa parte del conocimiento de la empresa. Si alguna de las personas a las que llamamos, no hubiera contestado, y así completar el conocimiento que nos faltaba para resolver el problema al que nos enfrentábamos, la situación habría sido mucho peor.

Este tipo de situaciones se dan diariamente, mostrando la enorme volatilidad que tiene un activo tan importante como es el conocimiento.

Compartir el conocimiento

La única forma de evitar estas situaciones es cambiar la estrategia de la organización para convertirlo en un conocimiento explícito, que se mantenga en la empresa, y pueda ser compartido por el resto de los empleados, aumentando con ello la productividad global y el valor de la empresa, porque no olvidemos, que el simple hecho de compartir conocimiento, permite la realimentación del mismo, aumentándolo y generando nuevo conocimiento asociado.

Compartir este artículo