Networking en la empresa

Social network

Social network

El significado literal de networking es “trabajar en la red” de contactos y se comprende generalmente como una actividad externa de la empresa, cuyo objetivo es conseguir una red de contactos, de carácter bidireccional y centrada en el “dar para recibir”, que le proporcionen promoción y difusión.

Sin embargo,  esta actividad existe así mismo desde un punto de vista interno de la empresa, es decir, como una actividad perteneciente a la gestión del conocimiento dirigida “hacia adentro” de la organización.

El diccionario estadounidense Merriam-Webster data la primera aparición de esta palabra de 1967 y la define como “el intercambio de información o servicios entre individuos, grupos o instituciones, en concreto: el cultivo de relaciones productivas para el trabajo o los negocios”.

Es evidente que la web ha cambiado la forma de relacionarse de las personas. Esto hace que el networking, y más concretamente el profesional, que es el que nos interesa en estos momentos, podamos dividirlo en sus versiones offline o clásica, en la que establecemos contactos mediante reuniones, presentaciones,…  la online, en la que estas mismas actividades se realizan de forma virtual, y la blended en la que combinamos las dos anteriores.

A partir de estas versiones han surgido innumerables redes profesionales, desde el SixDegrees, basado en dicha teoría de los seis grados, hasta LinkedIn, que es a día de hoy la principal a nivel mundial.

Y es en este entorno tecnológico en el que ubicamos al Community Manager, profesión en auge centrada como su nombre indica en la gestión de comunidades de usuarios virtuales.

Este puesto puede convertirse en un papel fundamental a nivel corporativo en un futuro, y es a día de hoy, uno de los mayores responsables de la gestión del conocimiento que se está llevando a cabo dentro de las empresas.

La mayor parte de las acciones de comunicación en las compañías se realizan bajo una estructura vertical, lo cual dificulta la gestión del conocimiento asociado. Ante a esta situación surge la figura del Community Manager, que generaliza el uso de herramientas que facilitan dicha gestión, con actividades asociadas como la de promover la comunicación interna de una empresa, integrar las actividades de distintas áreas o, en comunidades ad hoc, canalizar el conocimiento de los participantes hacia la organización.

Compartir este artículo