-¿Quién fue Philip K. Dick? -pregunté al sistema de conocimiento.

1.

Imagen identificativa de la unidad de información: Philip K. Dick

Imagen identificativa de la unidad de información: Philip K. Dick

 Valladolid, 16 de Julio de 2052.

    El sistema de conocimiento detectó que se trataba de una persona conectada mediante un ordenador y me ofreció una pagina web. Consistía en datos generales, biográficos, bibliográficos, imágenes, enlaces a todo tipo de documentos e hipervínculos a cada una de las unidades de información relacionadas con “Philip K. Dick”. Las distintas divisiones de la página se mostraban en primer plano dirigiendo la mirada. Podía apartar aquellas que me resultaban menos importantes moviendo la mano o con un leve giro de cabeza.

    Este entramado de datos, metadatos y documentos digitales había sido construido en la segunda década del siglo XXI. Durante cuarenta años se había nutrido de información, tarea que continuaba sin descanso. Era uno de los repositorios y sistemas de información más grandes de la Tierra.

    Aunque los detalles de su construcción aún permanecen en secreto, se sabe que fueron determinantes para permitir las sucesivas ampliaciones, las adaptaciones a nuevos formatos documentales, la conservación y preservación de la información, así como la posibilidad de ir adaptando la extensa superestructura de clases y la definición de conexiones entre unidades. Eran la base sobre la que se sustentaba el sistema de conocimiento entero.

-¿Está satisfecho con la respuesta? -me preguntó a los pocos minutos.
-No he podido leerlo porque he olvidado las gafas -contesté, mintiendo para probar su reacción.

    Inmediatamente, comenzó una reproducción sonora con un resumen de la vida del autor de Ubik. Mi respuesta demostraba que había escuchado su pregunta descartando la existencia de un problema auditivo.

-¿Ha comprendido el resumen que acaba de escuchar? -Me dijo al finalizar la reproducción.
-Sí gracias, nos veremos más tarde -. Contesté.

2.

    Minutos después, el sistema recibió una petición de información automática vía la interfaz de conexión bibliográfica, desde una máquina localizada en una biblioteca remota. Solicitaba los metadatos de la unidad de información “Ubik (Philip K. Dick)” en un formato determinado.

Registro bibliográfico de una determinada edición de Ubik, de Philip K. Dick.

Registro bibliográfico de una determinada edición de Ubik, de Philip K. Dick.

3.

    Al mismo tiempo, desde un terminal móvil, alguien realizó la siguiente búsqueda: “Philip K. Dick, etapa metafísica”.

    El sistema analizó la unidad de información “Philip K. Dick”. Encontró una unidad relacionada denominada “etapa metafísica”:

  • [etapa metafísica]->[Es una etapa literaria de]->[Philip K. Dick]

    Y también una serie de unidades relacionadas con esta última de la forma:

  • [el hombre en el castillo]->[pertenece a]->[etapa metafísica]
  • [¿sueñan los androides con ovejas eléctricas?]->[pertenece a]->[etapa metafísica]…

    La respuesta no se hizo esperar. Una lista de enlaces a la unidad de información “[etapa metafísica]” así como un mapa conceptual, aparecieron en la pantalla del terminal. Un hipervínculo al resultado de la búsqueda quedó grabado en la cuenta digital universal (CDU) del usuario para permitirle recuperar la información en el futuro desde cualquier otro terminal de acceso como un teléfono, un televisor o un libro.

Mapa conceptual con las obras literarias de la etapa metafísica de Philip K. Dick.

Mapa conceptual con las obras literarias de la etapa metafísica de Philip K. Dick.

4.

      Me encontraba realizando un estudio para saber de qué localizaciones eran los editores que habían apostado por la ciencia ficción a mediados del siglo XX en Estados Unidos, así que, ya por la tarde, le dije:

    -Por favor, indícame las ubicaciones geográficas de los editores, sólo primeras ediciones, de los relatos y novelas de Dick de mediados del siglo pasado. ¿Puedes situar estas ediciones en una línea de tiempo? -

    En la primera página, los resultados se mostraron sobre un mapa geográfico con detalles de cada uno de ellos y enlaces a las unidades de información a las que pertenecían. En la segunda página, aparecía un gráfico con las fechas de publicación a lo largo de una línea de tiempo, donde cada uno de los ítems permitía el acceso a las unidades de información correspondientes (ediciones primeras de cada una de las obras) permitiéndome ampliar o reducir el grado de detalle: días, meses, años o décadas.

    Había conseguido de un plumazo valiosa información acerca de las ediciones de uno de los más célebres escritores y novelistas de ciencia ficción de todos los tiempos.

Epílogo:

    Salamanca, 16 de Julio de 2012.

    Los sistemas de gestión del conocimiento deberían facilitar la gestión y transferencia del mismo ofreciendo diferentes perspectivas de cada unidad de información en función de la interfaz conectada al sistema.

    Los resultados de las búsquedas no deberían ser sólo textuales, sino también: líneas de tiempo, mapas de posición geográfica, mapas de conocimiento o de conceptos, etc.

 

Compartir este artículo